Trastorno por déficit de atención e hiperactividad, TDAH

Trastorno por déficit de atención e hiperactividad, TDAH, es un trastorno crónico, neurobiológico. El fenotipo conductual de los adultos de familias antioqueñas con TDAH está formado por 4 dimensiones.

Es uno de los motivos más frecuentes de consulta, tanto en consultas de pediatría como de psiquiatría infantil. Se estima lo padece el 5% de la población infantil.

Trastorno por déficit de atención e hiperactividad: manifestaciones clínicas

Las manifestaciones del Trastorno por déficit de atención e hiperactividad, se caracterizan por 3 síntomas:

1-Falta de atención
2-Impulsividad
3-Hiperactividad

Estos síntomas pueden cambiar desde la infancia hasta la edad adulta.

Cuáles son las causas?:

El origen del trastorno por déficit de atención e hiperactividad, TDHA es multicausal. Es decir, considerando causas biológicas y genéticas que interactúan entre sí con otras variables ambientales y psicosociales. Esta combinación de factores va dando lugar a dificultades académicas en los niños.

child-830988_640

Trastorno por déficit de atención e hiperactividad, TDHA

Lo habitual es que estas dificultades, generan problemas de conducta, debido a que los niños se sienten frustrados. El trastorno por déficit de atención ocasiona disminución del rendimiento académico, dificultades en la adaptación social y desajustes emocionales serios.
Esta frustración se amplía también a los padres, quienes intuyen un problema, pero sin saber que puede estar pasando. A menudo se encuentran con la incomprensión, a veces del entorno escolar e incluso familiar. En varias ocasiones los padres ven impotentes como su hijo no evoluciona de una manera “normal”.

Las alteraciones en el trastorno por déficit de atención e hiperactividad, pueden surgir por otras razones, que no necesariamente son un trastorno de déficit de atención y ser confundidos con ello. Por ello, para realizar un buen diagnóstico es fundamental distinguir entre aquellos trastornos que se parecen al TDHA, pero no lo son.

Los síntomas se manifiestan , en al menos los dos ambientes principales de la vida del niño: en casa y en el colegio. En un 80% se estima que los niños continuarán teniendo problemas en la adolescencia y entre el 30-65% en la edad adulta.

Diagnóstico y tratamiento:

Es fundamental que sean los profesionales médicos (neuropediatras, psiquiatras infantiles, neurólogo ) quienes realicen un diagnóstico precoz y riguroso.

Este diagnóstico es a través de entrevistas con los padres y el niño, información de los profesores y pruebas complementarias. Esto sirve para descartar otros problemas.

El tratamiento debe ser adaptado y a la medida de cada niño. Así mismo, es preciso que sea coordinado con distintos profesionales, es decir, psiquiatría, psicología, psicopedagogía... .Ninguna de estas intervenciones son exclusivas, no pudiendo sustituirse unas a otras.
Por eso , en Carretel pensamos que entender el problema es entender al niño. Además un tratamiento precoz ayuda tanto al niño que padece trastorno por déficit de atención e hiperactividad, como a los padres. Por lo tanto,  un abordaje terapéutico constructivo y coordinado con los padres, niño y colegio es imprescindible.

Los comentarios están cerrados.

top